Programa social

Ser humano y desarrollo

“La cultura es el fundamento necesario para un desarrollo auténtico”
(UNESCO, Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales Declaración de México, México D.F. 1982 p.46)

 

La experiencia humana es un complejo que comprende muchos factores; un proceso donde los diferentes campos se interrelacionan e influyen el uno al otro.  Además de sus necesidades objetivas—aquellas verificables y comprobables que componen el mundo tangible— el ser humano cuenta con su subjetividad; es decir, con la propiedad de sus percepciones, sentimientos, argumentos y lenguaje basados en su punto de vista, desde donde se considera a sí mismo como un sujeto; influido tanto por intereses y deseos particulares como por factores sociales que pueden apreciarse desde ópticas muy diversas.
Desafortunadamente en el mundo actual, el panorama económico eclipsa otras vías de desarrollo significativo que tienen el poder de fortalecer al ser humano; tales como la creatividad, la dignidad, la identificación, la información; factores que animan a las personas a influir y participar y sentirse parte de la sociedad[1]. Agentes que el arte y la cultura trasmiten y procesan de manera natural y efectiva. Poderosas herramientas de cambio, de visibilización, de denuncia, de difusión, de construcción, destinadas a la igualdad, a la inclusión, al enriquecimiento, a la formación de todos los ciudadanos.

Desde 1945, con la creación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), las instituciones mundiales se interesan el proceso de desarrollo cultural como parte del crecimiento económico, científico y tecnológico.  La Organización de los Estados Americanos (OEA) reconoce que “en los últimos cuarenta años, los estados miembros han reafirmado a la cultura como componente integral de los procesos de desarrollo y democratización de las regiones.
Hoy el tema de la cultura comparte su lugar con otros de igual relevancia, armonizando el progreso cultural con las transformaciones económicas y sociales de los pueblos del hemisferio[2].” Así es que la cultura —quién contiene en su seno todas las formas de arte —está conectada de manera intrínseca al desarrollo económico, social y democrático[3] y humanizar este proceso resulta imprescindible[4].
Si este ámbito subjetivo no se involucra en esta transformación, podría compararse con un “desarrollo sin alma”[5], así el arte y la cultura se han reafirmado como componentes necesarios en la construcción de cualquier comunidad.

Arte y educación como herramientas de cambio social

En un contexto como el actual, la música, la danza, el teatro, ya no pueden considerarse solamente como actividades bellas de las que el ser humano disfruta. Su potencia va más allá: “promueven el desarrollo, fomentan la salud y el bienestar además de contribuir a las oportunidades económicas. En su dimensión colectiva, permiten la comprensión del pasado y la visión de un futuro compartido y más equitativo. Pueden actuar como herramientas para el desarrollo comunitario, la configuración de la infraestructura, el transporte, el acceso a la salud, educación y otros servicios básicos. El arte y la cultura contribuyen al fortalecimiento identidad cultural, son capaces de sanar traumas sociales y/o personales y el fomento compartido genera una amplitud indiscutible en la visión de las comunidades.
El arte y la cultura son elementos críticos para lograr la equidad. Son marco de referencia que refleja los activos de las comunidades y permiten cohesión en una nación pluralista.  Las herramientas de las artes y la cultura tienen la capacidad de acelerar la equidad y construir oportunidades que generan prosperidad compartida[6]”.

Arte y la cultura son poderosos medios reflexivos con capacidad de involucrar a comunidades diversas generando cuestionamientos sobre la condición y necesidades de las personas; y trabajar juntos para encontrar respuestas que promuevan el bienestar social. En este trabajo, las ONGs que se han planteado el reto de apoyar el desarrollo sustentable resultan pieza clave de la sociedad[7], cada una desde su propia trinchera.

Nosotros

Nuestra asociación es un espacio de reflexión y generación de cambios que ejerce los poderes de las artes y la educación para asistir a nuestra sociedad en sus necesidades urgentes. Somos un escenario de discusión y negociación de diversos temas concernientes a las políticas culturales mundiales. Asumimos la tarea de compartir con nuestro público los objetivos del desarrollo sostenible y sus estrategias están presentes en nuestros montajes musicales, coreográficos, en nuestros talleres y seminarios buscando siempre generar movimiento social positivo.

En nuestra asociación,  la labor del artista, va más que un creador de “cosas bellas”; consideramos al artista como un dinamizador de procesos y acciones que fomenta una construcción colectiva promoviendo la participación. Nuestras audiencias no son consideradas únicamente para ejercer el papel de espectador, sino son consideradas como coautores de los proyectos artísticos y posibles generadores de cambios sociales  de posibles políticas públicas.

Nuestra metodología

 “Arte no es solamente una contemplación,
es también un acto, y todos los actos cambian el mundo”

Tony KusherPulitzer 1992

Nuestra metodología incita y promueve el trabajo en colaboración con artistas, colectivos y/o instituciones. Organiza equipos de trabajo con estrategias diversas, capaces de “crear un ambiente de que promueva la inclusión en todas sus variaciones” (Bourke, Smith, Stockton y Wakefield, 2014) y no la imposición de una visión externa. Los artistas que dirigen cada iniciativa, no promueven el mantenimiento rígido de las fronteras disciplinarias que ha llevado a la marginación y la devaluación de las las prácticas expresivas; su amplitud de criterio y sólida formación les permite generar un aprendizaje sustantivo multilateral que produce una conciencia cultural en pro de la equidad de la sociedad.
Utilizamos las diferentes herramientas del arte para articular o re-articular el tejido social, que en muchos sectores está deteriorado por el desinterés, el individualismo, las pugnas políticas y factores diversos.
Nuestra asociación posibilita un diálogo social que tiene al arte como su eje fundamental, desde una perspectiva que excede la del espectáculo como el fin primordial. Estimulamos los canales de diálogo: participación, creación, producción y circulación colectiva. Privilegiamos el proceso y animamos el cambio. De este modo construimos nuevos escenarios y horizontes, no solo respecto del proyecto sino también de las formas de relación del arte y el artista con la comunidad, y la organicidad de su realidad cotidiana. Estos múltiples escenarios y realidades generan tensión y cuestionan el impacto de cada una  de nuestras iniciativas. Estas van desde presentaciones artísticas de pequeño formato en las que se comparten registros del trabajo en video, fotografía, audio o dibujo; puestas en escena multidisciplinarias donde interrelacionamos sectores diversos de la población mexicana, culturas y/o disciplinas diversas que forman parte del nuestro tejido social, para descubrir distintas realidades que comparten la inclusión y la equidad cultural como asuntos medulares. Medimos nuestros resultados. Además de a calidad de la propuesta artística, observamos su impacto social y la posible dimensión de un cambio generado por todos.

Diversidad, equidad cultural e inclusión en las artes y en la cultura

“El arte propone naturalmente una estructura democrática e inclusiva,
donde se borran las diferencias de género, cultura y nivel socioeconómico,
 y se rescatan valores como el trabajo en equipo, la solidaridad y la reciprocidad.[8]”

Soledad Avaca.

El término “equidad cultural”, aparece por primera vez en 1978, en un estudio de audiencia de la National Endowment for the Arts (NEA), donde se define como un derecho tanto el producir como consumir productos culturales[9].
La equidad cultural encarna los valores, políticas y prácticas que aseguran que todas las personas, que han estado subrepresentadas históricamente por motivos de raza, etnia, edad, discapacidad, orientación sexual, género, identidad de género, nivel socioeconómico, geografía, estado de ciudadanía o religión; estén representados en el desarrollo de la política artística, y tengan derecho a espacios accesibles y prósperos para la expresión y la distribución justa de recursos informativos, financieros etc.[10].

Desde el surgimiento de la NEA en la década de los 60´s, se plantearon las bases para cuestionamientos puntuales sobre el valor social del arte en oposición a su valor estético o “intrínseco”. Para el 2019, podemos afirmar que la perspectiva social del arte y su propuesta estética no se encuentran en lados opuestos. La polaridad entre lo populista y lo elitista desaparece con el entendimiento de que todo ser humano tiene derecho a expresarse y la educación transforma la conciencia, los sueños, las realidades.

Las concepciones rígidas sobre el arte, como limitar la participación de la audiencia a un papel pasivo o centrarse en el arte por el arte, se han visto como una barrera para descubrir los roles que pueden desempeñar las actividades artísticas y culturales al reunir a diversas personas a través de un proceso estético que revela bienes culturales y fortalece las comunidades (Jackson, 2009).

Afirmaciones

  • Todas las personas merecen igual acceso a una vida creativa plena y vibrante, que es esencial para una sociedad sana y democrática.
  • La equidad cultural es fundamental para la viabilidad a largo plazo del sector de las artes.
  • El cambio social sucederá al reconocer y desafiar nuestras desigualdades trabajando de manera conjunta.
  • La presencia de artistas en la sociedad, desafía las cualidades y alienta las alternativas. Su convivencia e interrelación con los distintos actores de la sociedad, en un clima de convergencia enriquece la cultura, produce bienestar y genera el cambio social.

Acciones

Para fomentar la equidad cultural, nos esforzamos por:

  • Buscar conciencia cultural en toda nuestra organización a través del aprendizaje sustantivo y políticas formales y transparentes.
  • Reconocer y desmantelar cualquier mecanismo que impida el acceso de oportunidades a los grupos más vulnerables o de características singulares.
  • Comprometer tiempo y recursos para expandir el aprendizaje significativo, la acción del arte como herramienta de cambio social y el apoyo de programas y políticas que reflejen la amplitud de la sociedad mexicana.
  • Generar y agregar investigaciones cuantitativas y cualitativas relacionadas con la equidad para hacer más visible el progreso gradual y medible hacia la equidad cultural.

[1] ASDI, http://www.sida.se/sida/jsp/sida.jsp?d=440 11.04.2006, 13.40

[2] OAS, http://www.oas.org/udse/espanol/cpo_cult_cronol.asp 09.05.2006, 11.05

[3] Ljungman et. al., Sida´s work with culture and media, Stockholm, 2005

[4] UNESCO, Declaración de México, Conferencia Internacional de las Políticas Culturales. México D.F., 1982. p. 44

[5] Creative Exchange, Marsh, M & Gould H. Routemapping Culture and Development en http://www.creativexchange.org/html/library/routemap.pdf , Reino Unido, octubre 2003 con referencia a UNESCO, Our Creative Diversity, The report of the World Commission on Culture and Development. Paris, 1995. Traducción propia de la cita.

[6] Rose, Hawk Daniel, Liu Creating Change through Arts, Culture, and Equitable Development: A Policy and Practice Primer. Policilink  2017

[7] Radl, Alexandra, Banco Interamericano de Desarrollo, La dimensión cultural, base para el desarrollo en América Latina y el Caribe: desde la solidaridad hasta la integración. Buenos Aires, BID, 2000. pp. 20-24

[8] Avaca, Soledad. “La valiosa experiencia internacional”, en La Nación, internet, 22 de abril 2006.

[9] Mauldin Kidd, Ruskin., CULTURAL EQUITY AND INCLUSION INITIATIVE LOS ANGELES COUNTY ARTS COMMISSION Marzo 2016 p. 1

[10] Consultado el 23 de octubre del 2019https://www.americansforthearts.org/sites/default/files/pdf/2016/about/cultural_equity/ARTS_CulturalEquity_updated.pdf

Planteamiento del proyecto alineado hacia el ODS5

Estadísticas en México

¿Quieres saber más sobre violencia de género en México? Consulta AQUÍ la estadística del INEGI

0
de mujeres han tenido al menos un incidente de violencia
0
número de presuntas víctimas mujeres de homicidio doloso de 2015 a 2017 y en enero de 2018…
0
de cada 10 mujeres han sufrido violencia y que 43.9 % de ellas han sido agredidas por el esposo, pareja o novio

Planteamiento del proyecto alineado hacia el ODS10

¿Cómo trabajamos?

Nuestra asociación es un espacio de reflexión y generación de cambios que ejerce los poderes de las artes y la educación para asistir a nuestra sociedad en sus necesidades urgentes. Somos un escenario de discusión y negociación de diversos temas concernientes a las políticas culturales mundiales.

Observamos

Analizamos

Diseñamos

Realizamos

¿Quieres hacer una donación?

“Art and education as a tool of social change”